domingo, 29 de noviembre de 2009

Salamanca enhechiza

Tanto buscar la rana en la fachada de la Universidad, y nadie se da cuenta de que también hay un murciélago. Pues sí, ahí estoy. Pero Salamanca no es solo una rana que vuelve locos a estudiantes y foráneos, es una ciudad donde se respira el pasado, donde las tradiciones, los chascarrillos y la magia de una época de capa y espada se esconden en cada esquina.












Casas malditas, cuevas donde el mismísimo diablo impartía catedra, fachadas con conchas que esconden tesoros. La plaza mayor y la catedral: una delicia para mis alas que encontraron confortable cobijo y alimento en la ciudad plateresca.
Mestizaje cristiano y árabe, gótico y mudéjar renaciendo en un estilo único en el mundo. El plateresco de las diversas fachadas inunda los espacios con frutas, coronas y escudos.

Ya lo dijo Unamuno:
"Salamanca, Salamanca,
renaciente maravilla
académica palanca
de mi visión de Castilla"

Hoy Salamanca es sinómino de Universidad y de saber, pero también de disfrutar.

3 comentarios:

  1. ¡¡¡¡¡pone 1 comentarios en vez de 1 comentario!!!!!

    ResponderEliminar
  2. ahora ya pone 2 comentarios.
    OOOOOKKKKK

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido?