martes, 24 de agosto de 2010

Praga, la niña bonita de Europa

Esta ciudad tiene mucha historia, tiene muchas anécdotas, muchos caminos, pasadizos, calles con mucha pendiente, monumentos falsos como una Torre Eiffel de mentira, iglesias reconvertidas a discoteca... Es lo que pasa cuando estás en medio del continente y en medio de todo el "tinglao".
Os voy a contar dos de las mejores historias que me contaron mis amigos checos.
o_O
El golem de Praga
En el barrio judío de Praga está la Sinagoga Vieja Nueva (reconstruída varias veces), allí vive un Golem, que es básicamente como yo pero, de piedra, gigante, muy pesado y algo más fuerte. (diferencias inapreciables). Hoy en día la sinagoga, y más concretamente su desván están cerradas al público.
¿Por qué? se preguntarán los más morbosos. Pues no lo sé porque a los murciélagos tampoco nos dejan pasar. El relato cuenta que el rabino Loew juntó arcilla, agua y piedra, e invocando a Dios, creó al Golem cual Frankenstein pero antes.
Este Golem se dedicó a proteger a los judíos checos durante años, pero al cabo de un tiempo, pasó a ser el enemigo de los judíos ya que lo único que hacía era crear odios. Incluso dicen que la mujer del rabino le mandó a por agua, fue al río, y con lo patoso que fue, se le cayó e inundó la ciudad!
Así que el rabino se dió cuenta que "la había liado parda pero en el siglo XIX" decidió volver a desactivar el golem que quedó plácidamente transformado en arena en la sinagoga.
Una de las últimas hazañas que se atribuyen a este colosal pedrusco sin cerebro es la de cargarse a un par de nazis que entraron a ver si de verdad se cocía arcilla en la sinagoga. Datos más recientes apuntan a que ahora lo tiene Ash Ketchum en un pokeball (espero no acabar así).

Kafka
Este sí que era un tipo raro, soñaba que un traje gigante como el de la foto le perseguía, y su padre, mira tu por donde, era sastre. Al final venció a su miedo y se subió encima de él.
Por si quedaba bien clarito que estaba loco, escribió un libro en el que un joven se levanta por la mañana convertido en escarabajo. También es verdad que si todos nos pusiéramos a contar nuestros sueños todos estaríamos igual de locos :S

Yo también salía en los sueños de Kafka (en el puño izquierdo del traje)
El Reloj Astronómico
El reloj que decora una de las torres de la Plaza de Praga fue diseñado y fabricado por el Maestro Hanus. Hasta ahí, todo normal. El buen hombre fue a hablar con los ediles para cobrar por su obra. Fue entonces cuando en vez de recibir, perdió. Y perdió dos ojos porque así los ediles se aseguraban que su obra fuera única.
El maestro, desolado, pronto pensó en su venganza. Y al llegar la noche, se coló con su discípulo hasta llegar al reloj. Mientras lo examinaban, el Maestro le pidió al alumno que metiera la mano dentro del reloj para sacar una pieza. Conclusión: el reloj no funcionaba y el alumno se quedó sin mano. Así el reloj estuvo decenios parado, y el pueblo asustado pensando que el maestro había
puesto una maldición sobre él para que no funcionase. Años después, se decidieron a examinarlo unos técnicos, que lo arreglaron facilmente colocando la pieza que faltaba.

Pero es que Praga esconde muchas cosas que su dura historia les ha dado:

Un monumento hecho con llaves que simboliza la separación pacífica en 1993 entre Checos y Eslovacos después de ser el centro de la Revolución de terciopelo en 1989 que les separó del comunismo.
Dónde estarán las llaves de casa...

Y un barrio judío, que Hitler no destruyó porque quería convertirlo en un museo de la raza extinta, con un cementerio con decenas de miles de judíos enterrados en varios pisos.
Y un castillo en lo alto de la colina que es la mayor fortaleza medieval del mundo y contiene esta maravillosa catedral.
La catedral de San Vito
Y un monumento raro que representa los sueños de un tío que no se quien es
Y un brazo colgando de un malhechor que intentó robar las joyas de una estatua

Razones no le quedan a la coqueta Praga para convertirse en mi ciudad favorita.
Volveré, o al menos eso dicen de los que tocan esta figura. del puente Carlos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?