domingo, 10 de junio de 2012

Gran Canaria, carta blanca

Ustedes quizás no conozcan la isla de Gran Canaria, pues bien, este modesto murciélago se tomó la bendita molestia de acercarse a esta isla para contárselo.

Un clásico de la isla es el jet lag de una hora respecto a los peninsulares. Y es que en el mapa del tiempo ves a Las Palmas tan cerquita... (sí, ahí, en la esquina de tu tele) que piensas que en dos batidos de alas llegas allí, ¡y encima tardas una hora menos!

Me contaron que tuviera cuidado en el vuelo, que nada más llegar había una panza de un burro...bueno, yo no vi nada y me saqué esta estupendísima foto en la playa de Las Canteras. Aquí son típicos los surfistas, algunos de ellos lo encontré rozando el sectarismo, y lo bocadillos de calamares, deliciosos incluso para los quirópteros como yo.

Como ya sabréis por alguna entrega anterior de mi blog, soy un murciélago hematófogo, dejando clara mi predilección por las bebidas rojas: vino, sangría...Pues cual fue mi grato descubrimiento cuando desde el cielo vi una botella de plástico con un refrescante líquido rojo en su interior. No pude mantener el vuelo y me lancé en picado encogiendo mis alas hacia el cilindro colorado..¡¡Clipper de fresa!!. Esta bebida carbonatada con un único sabor a fresa no tiene rival en las Islas Canarias, gigantes como Coca-Cola o Fanta no han conseguido quitarle su cuota de mercado desde mediados del siglo XX.

Los canariones de Las Palmas me trataron fenomenal, incluso casi consiguieron que mantuviera el ritmo bailando salsa. Su vida es relajada, sus carreteras no están llenas (no tanto) y se puede pasear por el centro de la ciudad sin agobios, tomando un delicioso batido en el barrio Vegueta. Volé entre la casa de Colón, y una pequeña capilla y por supuesto, por la Plaza de Santa Ana con sus emblemáticos perros a las puertas de la Catedral.


 Seguí planeando sin salirme de la isla hacia Arucas un pequeño pueblo al norte de Gran Canaria. Allí hay una Iglesia ,que no tiene nada que envidiar a la catedral de Las Palmas, y la destilería del ron Arehucas.

Esto no es la destilería, por si alguien dudaba
Pequeña gran Isla, atentos a la segunda parte de este viaje ¡Por qué me quedan demasiadas por contar!

Perrito bueno, perrito bueno

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?