domingo, 24 de agosto de 2014

La eterna primavera. Guatemala

Esta entrada es especial, hoy tiene un hueco en este blog una vieja amiga de cola larga y plumas brillantes. Un ave mítica, símbolo de la República de Guatemala. Os dejo con la narración de sus aventuras por allí.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¡Hola! Soy Quetzalita la amiga guatemalteca de Coqueto. Nos conocimos hace muchos años en unas cuevas de mi país cuando la novia de Coqueto, muy amiga mía, vino a presentármelo. Le gusto tanto que ha propuesto que os enseñe mi hermoso país a través de mis ojos. Así que voy a aprovechar que vino mi dueña a verme y les voy contando.

Bienvenidos a Guatemala, el país de la eterna primavera.

Cuando llego mi dueña nos fuimos directamente al norte. La capital, Ciudad de Guatemala, no tiene muchas cosas bonitas que ver y es un tanto peligrosa. Las maras son mafias que hacen tener que andar con mil ojos. Así que agarramos un autobús y marchamos para Flores, en la zona del Petén (lo agarramos porque aquí "coger" es también otra cosa...).

Apenas dormimos en las 12 horas de autobús. Las carreteras por acá no son muy buenas y el auto no hacia más que moverse. Llegamos a Flores a las 7:30 de la mañana pero el cansancio no se notaba porque estábamos emocionados con lo que ese día nos deparaba.... 

Tikal, la ciudad maya más bonita de América. 

Tikal fue unos de los mayores reinos mayas. Su primer templo es del año 700 a.C. Tras un paseo por la selva llegamos a LA GRAN PLAZA, que esta en el centro de la ciudad y tiene el templo I o del Gran Jaguar , el templo II o de las Mascaras y las dos acrópolis. Si nos seguimos adentrando en la selva nos encontramos con el templo III o del Gran Sacerdote que fue el ultimo templo que se construyo en Tikal. Y más adentro se encuentra el grandioso templo IV o de la Serpiente Bicéfala de 70 metros de altura. Desde la cumbre las vistas son increíbles.

Templo del Gran Jaguar
Vistas desde la cumbre del Templo IV
Y entre templo y templo pasamos los días, hasta que bajamos al sur del país en otro bus infernal, esta vez tuve que volar en paralelo y mostrar mi bello plumaje alado. Llegamos a:

 La Antigua, antigua capital de Guatemala.

Tuvieron que cambiar la capital por la cantidad de seísmos que tiene esta zona. La Antigua es la ciudad colonial mejor conservada de centro y Sudamérica. Caminar por sus calles es una experiencia única sobre todo por la calzada que tiene. Todo adoquinado, menos mal que los dioses me concedieron mis coloridas alas para evitarlo Tiene un mercado donde puedes comprar cualquier cosa a buen precio, para chapines y para gringos (así llamamos acá a los que no son guatemaltecos) si sabe regatear un poco.

Aqui ando degustando la rica cerveza de nuestro pais.
VIVA LA CERVEZA GALLO
Alli mi dueña se iba por las tardes al Hospital de Casa Jackson con niños desnutridos. Por acá la economía no está muy bien y no todas las familias pueden alimentar bien a sus hijos o no conocen cómo hacerlo. A parte de intentar recuperar a los nenes se intenta educar a las madres con técnicas de amamantamiento y educándolas a tener paciencia puesto que muchas veces dar de comer se convierte en todo un proceso que te acaba con la paciencia. Y así evitamos que los nenes cuando se les de el alta tengan que volver a ingresar al cabo de un tiempo. Yo la acompañaba todas las tardes. Dábamos de comer a los nenes, les cambiábamos, les poníamos guapos, jugábamos con ellos... Tenían la gran capacidad de que al sonreírte se le olviden a una todos los problemas que a menudo nos rondan la cabeza, sin entender que lo mas bonito de esta vida lo tenemos siempre delante. Andar con ellos te enseña a valorar todas las cosas que una tiene y te dan una lección de vida increíble. NUNCA DEJAN DE SONREIR (Bueno alguno lloraba mucho cuando no tenían a mamá) Yo me lo pasaba genial jugando con los nenes. Aquí podéis ver lo bien que nos lo pasábamos.




A parte de ir al hospital tuvimos tiempo para poder enseñar a mi dueña sitios como el lago Atitlan, donde corre la leyenda que el escritor de El Principito se inspiró con la famosa imagen de la boa que se come al elefante... ¿Ustedes que ven?


Alli fue la primera vez que mi dueña agarró un tuc-tuc. Un tuc-tuc es una moto-taxi, método de transporte para cortas distancias y bastante inestable por cierto.


También fuimos otro día al Pacífico, que de Pacífico ese dia tenia poco... Es una playa de arena negra porque es zona volcánica y no tiene nada que envidiar a la zona Caribeña


Pasamos también unos días de aventura en Semuc-Champey (río que se esconde en la montaña) donde, aparte de bañarnos en unas pozas naturales de agua cristalina que cambia de color según la época del año y peces hambrientos, pude enseñar a mi dueña donde conocí a Coqueto y Coqueta. Nuestra cueva preferida. Mi dueña tuvo que recorrerla a nado y con una vela puesto que no hay nada de luz dentro. Toda una experiencia para la gente humana.



Mi dueña en Antigua se quedo en casa de unos conocimos muy amables, Lucrecia y Rafael. Allí esperaba a que Lucrecia tocara la campanilla para que vinieran el resto de huéspedes y degustar otra comida deliciosa, seguramente a base de arroz, frijoles y aguacate. Base de la alimentación de nuestro hermoso país.
Combate Pokemon
Yo a veces tenia que pelearme con Chepe, la tortuga de Lucrecia, por un trozo de papaya. Pero no tengáis pena, al final hicimos buenas migas ;)
Antigua
Y pasaron los dias hasta que mi dueña tuvo que regresar a España. Le prometí a ella, a Coqueto y a Coqueta, cruzar el charco dentro de poco. Un gusto haberles conocido AMIGOS, ¡nos vemos en el camino!

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Espero que os haya gustado tanto como a mí. Muchísimas gracias a LaraH por el magnífico texto. Os recuerdo que si os animáis con algún otro amigo de Coqueto sólo tenéis que hablarlo con mi dueño y tendréis un sitio de gala en el blog.

Atentos al próximo destino: Alpes
¡Saludos!

domingo, 3 de agosto de 2014

One day in Paris

Llueve, y allí he llegado, a un lugar donde ya estuve en el pasado, volando entre nubes junto a ella. Vuelvo a encontrarme en esos lugares que tanto vemos todos los días pero poco conocemos sin el tamiz de un monitor, una pantalla, o un filtro de una cámara. Porque se puede ver y oir, pero nos faltan otros tres sentidos (un consejo de murciélago: no desarrolléis el sentido del olfato en el metro).
Esta nos la hizo un murciélago chino, infalibles con el objetivo
Un día lluvioso, porque llovía y no paraba a pesar de ser verano. Un día largo para pasear por los jardines del Louvre, por los campos Elíseos, por la Ile de la cité y por Montmartre. Perfecto para desayunar un pain au chocolat y un cafe creme. Perfecto para comer una hamburguesa interpretada por una de las mejores cocinas del mundo en Cafe des anges .Y perfecto para cenar fondue y  raclette en Les fondus de la raclette acompañado de un buen vino tinto. 

Es cierto que dado que llovía era un día perfecto para estar en el Museo del Louvre, pero amigos, ese objetivo ya estaba cumplido. ¡La mona lisa ya conocía a Coqueto!
Inundado de turistas, pero ninguno lleva un murciélago de acompañante, ninguno lleva dos. Porque por las fotos habréis conocido a mi acompañante, Coqueta. Un murciélago galán como yo no podía dejar pasar esta oportunidad, breve pero intensa, para llevar a conocer esta preciosa ciudad a su murci-churri.  

La luz se apaga en la ciudad de la luz, se enciende su símbolo, se encienden los corazones.