jueves, 25 de agosto de 2016

Tenerife, ¡qué rico!

Alzo el vuelo junto a un 737 de Ryanair rumbo a las Islas Canarias. Error. Tocaba Norwegian. Alzo el vuelo, ahora sí, y me poso en el ala para llegar plácidamente al archipiélago de las Islas Canarias. Quizá recordéis mi loca aventura de Arehucas y Clipper en Gran Canaria, pues esta vez toca ir a la isla vecina: Santa Cruz de Tenerife.
En lo alto de Tenerife
Grupo con pies en tierra firme, toca alquilar un coche con la eficiente y asequible CICAR (Canary Islands Car), que nos ofrece coches plataneros amarillos anticipándose a lo que veremos en el sur. ¡Plátanos, plátanos, plátanos! Kilómetros y kilómetros de plataneras se extienden ante mis ojos. Si tenéis la oportunidad de visitar alguna de ellas no perdáis la oportunidad de ver la riqueza que hay en la isla.
Rico rico
Plataneras infinitas
Pero mi viaje seguiría con algo que siempre me encanta: visitar cuevas (casas en mi caso) y además, aprender de ellas. Las otras cuevas que he visitado, una de ellas en Eslovenia, son diferentes a las de Tenerife. Normalmente estamos acostumbrados (o estaba, porque mi casa es así) a cuevas con grandes y gigantescos espacios huecos entre la caliza, que además terminan formando estalactitas, estalacmitas, juntándose... en definitiva, el agua abriéndose hueco. Son las llamadas cuevas Kársticas, como las de Scokjan.

Mis amos y su grupo me han traído a Icod de los Vinos, a la Cueva del Viento. La primera pregunta es ¿Dónde estamos?. Efectivamente, afirma el guía, estamos en la ladera de la punta de un volcán escondido en el océano, es el momento de no recordar el traumático corto de Pixar. Resulta que la lava también forma cuevas, pero son diferentes. De hecho, el tipo de lava que hay en Canarias es única en Europa, y es del mismo tipo de las que hay en Hawai, de ahí su nombre hawaiano "Pahoehoe". Esta colada forma burbujas que en su superficie tienen una costra pero por debajo dejan pasar la lava, formando "tubos", que al enfriarse conforma redes y redes de cuevas tubulares. Ahora, hoy, se están descubriendo en Tenerife a golpe de espeleología, y vamos a por récord de longitud. Apasionante introducción a la vulcanología. Si vais a Tenerife, visita recomendadísima, de hecho, voy a tener que alquilar una cueva de estas para fiestas de murciélagos. Pincha aquí para ir a su web oficial. Cueva del Viento.
Un tubito de la cueva
Al día siguiente, seguimos con volcanes, subí al Teide. Yo volando mientras mis amos y su grupo en huevo-teleférico, de esos en los que siempre hay una madre que abraza a su hija y tiene más miedo ella que los fruitis al lado de una batidora. No vayáis con prisa, antes de llegar, parad y parad por los paisajes marcianos, jupiterescos o plutonianos por los que pasa la carretera: negro, rojo, naranja. Colores que desafían la paleta de colores del hombre medio (no mujer). Una vez arriba, acompaño por la pequeña y asequible ruta de senderismo a mi grupo. Me refresco con la nieve, pero también puedo sentir el calor por alguno de los agujeros del volcán, interesante combinación.
El Teide 
Además de dichas excursiones, si debo alertar de la necesidad de hacer un hueco en el estómago antes de viajar. La isla es un festival gastronómico, como ya ocurriera en Gran Canaria, la variedad y calidad de su gastronomía no está en duda. Si quieren comida casera, en Tenerife van sobrados, sólo tienen que buscar los tradicionales Guachinches y a disfrutar de platos típicos y carnes a la brasa. De postre, si queda espacio, quesillo y barraquito.

Tras tres días intensos que dieron mucho de sí alrededor de Tenerife. Me vuelvo con la intención de volver. Cada vez estoy más convencido, Canarias es nuestro paraíso.
Un agujero caliente me estuvo calentando la cabeza

jueves, 18 de agosto de 2016

Londres, the second

Tengo un amigo grandote del norte que tuvo que emigrar y me venía insistiendo en que le tenía que visitar. Vive en las afueras de Londres, en Sutton, y me ha hecho un hueco en su morada para pasar unos días conociendo la city.
Panóramica nocturna sobre el Támesis
Recordaréis una entrada de Londres en el blog, en la que yo no estaba, me dejaron de "rodríguez" mientras otras se vinieron aquí, pero esta vez es mi turno. El tiempo, para ser Londres y Diciembre, se puede decir que acompaña. 

Mi visita fue bastante movida. Visité varios mercadillos de moda. Sin duda, Camden Town sigue siendo uno de los punteros en este sentido. Allí encontraréis todo tipo de cosas de pop art, arte moderno y rincones frikis de todo tipo: anime, rock, gótico, retro, cyber... Y por supueto, su atractiva comida callejera con puestos de absolutamente todos los tipos imaginables. Incluidas unas originales tortillas de patata rellenas, cual kebab Español.

Candem y bus rojo. ¡Match!
Además de Camden se antoja muy recomendable la visita al incipiente mercado de Brick Lane, con una mayor variedad de comida y pudiendo encontrar mucha más variedad de mercado de segunda mano y objetos únicos. Una tarde o mañana necesaria para perderse por todos sus rincones y encontrar esos detalles que se escapan a los ojos humanos. A la salida de este mercado me encontré un Fish and Chips de lo más recomendable y muy bien de precio, apuntad y no lleguéis tarde: Poppies.

Callejuela de Brick Lane
Cosas en Brick Lane
El tercer mercado mercado que sobrevolé fue el de Portobello, más sobrio y elegante, rodeado por bonitas casas de colores. En sus tiendas encontraréis recuerdos, ropa de abrigo y alguna que otra sorpresa, como una tienda enteramente dedicada a Bansky. Un artista callejero que no deja indiferente a nadie con sus mensajes y que además me puede ayudar a decorar las paredes tan marrones de la cueva.
Puerto bello
Estos tres mercados bien me valieron para hacerme una idea más concreta de lo que es Londres, aún siendo una pequeña parte, pero alejada del concurrido centro turístico por el que me perdí al día siguiente. Por supuesto, un vuelo acompañando el paseo por Picadilly, Covent Garden y Notting Hill no puede faltar. Un rodeo por el enorme Hyde Park para terminar escuchando a mi amo como pide un batido "shake" y a duras penas le entienden, me río y no tiene precio.
Florida plaza de Neals Yard
Una visita a Londres no es visita sin: Cabina de teléfono, Big Ben, Noria, Puente y Palacio de Buckingham, Cumplí seriamente con todos los "must" en lo que fue un viaje completísimo.
Telephone, Big Ben and me
Por último, y aprovechando que ya entrábamos en Diciembre, pude colarme en Winter Wonderland. Lo que podría ser un Parque de Atracciones de quita y pon que aparece todas las Navidades en Hyde Park. Ambientazo por todas partes, en especial en la parte temática (tiene varias diferentes O_o) de Alemania, donde mis amos degustaron un gigante perrito caliente. Si vais en fechas, no perdáis la oportunidad de dar un paseo y tomaros algo calentito.
Winter WonderLand
Una visita que bien valdrá un "revival" ¡Gracias amigo del norte!

viernes, 5 de agosto de 2016

La ruta de los Castillos del Loira (II)

Continúo mi ruta por el Loira, ¡vaya maratón de Castillos y pueblos! Para los que os perdisteis la primera parte, aquí está. La ruta de los Castillos del Loira (I).

CHENONCEAU
Sin duda, el Castillo más recomendable y espectacular. Su enclave, sus jardines y su historia hacen de él una visita emocionante y trepidante.
Chenonceau amazing 1
Chenonceau amazing 2
TOURS
Una ciudad con un encanto en sus calles y en sus casas al alcance de pocas. Una catedral gótica con vidrieras impresionante. Las comparaciones son odiosas, pero este murciélago se llevó una grata sorpresa a la vista con esta obra de arquitectura celestial.
Su sorprendente catedral
El encanto de las casas de Tours
ORLEANS
Visita a la Catedral y pequeño paseo por la ciudad con comilona de crepes incluida.
Catedral de Angers
CHEVERNY
Este Castillo es la casa de Tintín, y una amena exposición sobre el cómic se incluía en la visita al interior del castillo. Muy recomendable y uno de los castillos más cuidados.
La casa de Tintín
Y el Castillo de Cheverny
USSE
Este Castillo lo vi desde fuera, sirvió de inspiración para Walt Disney entre otros y para el escritor de La Bella Durmiente. Parada rápida en el viaje.
Foto y carretera
CHINON
Este pueblo cercano a una Central Nuclear nos sirvió para cambiar el chip y alquilar unas bicis. Con ellas llegamos a los viñedos cercanos y pudimos participar en varias catas de vino tinto y ver varias bodegas, algo que un murciélago siempre agradece.
Castillo aparte, día de bici y vinitos
SAUMUR
Una parada recomendable para ver su Castillo por fuera, recorrer sus calles y contemplar las vistas sobre el Loira.
Una buena cuesta nos espera
Saumur preciosa sobre el Loira
BREZE
Parada rápida con foto por fuera, un Castillo bonito pero muy parecido a otros y sin nada destacable.

VILLANDRY
El castillo de los jardines infinitos. Por dentro no tiene mucho pero sus jardines justifican su visita con creces.
Panorámica de los jardines de Villandry
El Castillo de Villandry desde cerca
Estos fueron todos los sitios en los que estuve, ¡no paré en todo el viaje!. Nos dejamos alguna espinita, por ejemplo, Azay Le Rideau estaba en obras y no pudimos entrar, pero en general completamos un montón de actividades y visitas. Mi conclusión de murciélago, Chenonceau me pareció inigualable e imprescindible, en un segundo escalón dejaría Chaumont sur Loire, Chambord (desde fuera) y Cheverny. Como pueblos y ciudades para visitar me quedo con Amboise, Saumur, Langeais y Tours.  Aparte de eso, es totalmente recomendable hacer excursiones de bici y cata de vinos por la zona, por ejemplo cerca de Chinon o de Vouvray.

Antes de volver todavía me quedaba una parada camino a España. San Juan de Luz me soprendió por su ambiente, sus pequeñas calles junto con su playa. También me sorprendió el bocadillo vasco que se metieron entre pecho y espalda mi amo, mi ama y sus amigos.
San Juan de Luz brillando

La ruta de los Castillos del Loira (I)

Planificando este viaje una de las decisiones más importantes fue establecer un alojamiento único o varios a lo largo del rio Loira. La decisión de mis amos fue asentarnos en una pequeña casita en Vouvray, prácticamente en el corazón de la ruta de los castillos, y desde allí movernos a cada uno de los pueblos cada día. Por tanto, yo me busqué una buena cueva, fresquita y con buenos vinos tintos que llevarse al gaznate noche tras noche. 

Mi viaje duró 10 días, en los que exploré toda la zona y vi la mayoría de los Castillos. En esta entrada y la siguiente os contaré lo que hice en cada sitio: Castillo por dentro y/o por fuera, parada rápida, visita al pueblo, bici, vinos...tomad buena nota si estáis pensando en este viaje.

AMBOISE
Una tarde pasé en este pueblo francés situado en la orilla de Loira. Su castillo domina el pueblo que se inunda de pequeños comercios y terrazas en verano. El Castillo no es de los más bonitos, pero al ser el primero que vimos me adentré en sus salones. Su paseo por los exteriores es agradable y nos enseña unas bonitas vistas de la ciudad y del río. Recomendable, al menos, conocer el pueblo.

Amboise y su Castillo desde la otra orilla
CHAMBORD
Un Castillo espectacular desde el exterior, no dejéis pasar la oportunidad de verlo desde fuera y pasear por los jardines. Recomendable por fuera.
Panorámica que vale la parada
CHAUMONT SUR LOIRE
Un Castillo imponente, visita recomendada a su exterior e interior, en el cual descubrí la capilla más extraña que he visto en mi vida. ¡Un furby maligno la custodiaba!

Chaumont Castle
La capilla weirdo
¡El furby maligno!
BLOIS
Esta ciudad y su Castillo bien merecen una visita. En nuestro caso sólo vimos el Castillo por fuera y tuvimos que irnos porque empezó a diluviar, pero muy probablemente también merecía la pena por dentro.
El Castillo desde fuera
LANGEAIS
Langeais tiene un encanto propio, para tomarse un bollo, pasear, un café y sacar varias fotos del exterior del Castillo. Un pueblo interesante. 
Castillo de Langeais
ANGERS
Esta ciudad se encontraba en el límite de nuestro círculo de influencia sobre el Loira. Vi su Castillo desde fuera, es diferente al resto, pero no aporta nada especial y la ciudad tampoco destaca sobre el resto.
El Castillo de Angers
Esto es todo por el momento, pincha en la segunda parte para terminar de conocer todos los Castillos.